Rafael Difonzo, una vida dedicada al deporte y la salud.

1
245
Rafael Difonso.

Rafael Difonzo, una vida dedicada al deporte y la salud.

Rafael Difonzo nació el 9 de enero de 1941 en Ituzaingó, donde comenzó a practicar rugby en el Club Gimnasia y Esgrima (GEI) de esa localidad. Luego se volcó al lanzamiento de jabalina. Como trabajador de SEGBA fue entrenador de atletismo del Sindicato de Luz y Fuerza. Integró los planteles de atletismo en Vélez Sarsfield y River Plate y participó en Torneos de Atletismo en Argentina y otros países de América. En el Hospital Paroissien de La Matanza participó en un programa para la rehabilitación de cardíacos en el que interactuaban médicos, entrenadores físicos y el paciente. Fue nombrado Ciudadano Ilustre de Morón.

Rafael Difonzo.
Claves: ¿Naciste en Ituzaingó?
Rafael Difonzo: Mi padre José Difonzo y mi madre Ramona Aguilera tenían su casa en José M. Paz y Carabobo, fuimos 4 hermanos, yo fui el mayor. A los 9 años nos mudamos a Bacacay 920 y Soler y de allí al definitivo: Pinto 251 y Pepirí.
Mis comienzos en el deporte fue el Rugby, tenía 14 años y jugué hasta los 18 en Gimnasia y Esgrima de Ituzaingó. Nuestro preparador físico era un ex jugador de Matreros, «Chapaleo» Gamietea y nuestro técnico Alfredo Bagnacedry.
No teníamos una cancha y los entrenamientos los hacíamos en la sede central del club, hasta que conseguimos unos terrenos detrás del Gorki Grana. Los arcos los hicimos con palmeras de luz de Cade y los llevamos desde el club a pulso hasta allí.
Cl.:¿Cuándo empezaste con el lanzamiento de jabalina?
R.: A partir de los 18 años me atraía el remo y el atletismo. Opté por este último y fui al club Vélez Sarsfield en Liniers, en un espacio que tenía el club junto a la Av. J. B. Justo.
En una oportunidad que fui a un match en Chile, le traje un regalo al presidente, Don Pepe Amalfitani y le hice un pedido de unos terrenos detrás de la cancha que eran del ferrocarril y lo conseguimos. Pero fueron aprovechados como cancha auxiliar de fútbol.
Fue ahí que decidimos emigrar al club River Plate. Allí el cambio fue para mí increíble.
Me habían autorizado a tirar en la cancha de fútbol. Debía esperar que terminaran de practicar el equipo de primera con A. Carrizo, Onega, Más. Concurso a varios torneos, Juegos Rioplatenses en Uruguay, varias veces a Chile, con el club contra Universitario. Se aproximan los juegos panamericanos y soy uno de los que rinden las marcas mínimas y concurro a Winnipeg.
En Buenos Aires se realiza el sudamericano y me clasificó subcampeón a 1 centro del primero. Ahora vienen los juegos olímpicos de Méjico año 68. Estoy en el pre equipo pero a raíz de que tomo la decisión de casarme con Susana M. Perrupato no concurro.
A partir de allí ingreso al Instituto Nacional de Deportes y me recibo de entrenador nacional de atletismo.
A raíz del fallecimiento del entrenador de Luz y Fuerza, Don Pancho Mura, fui convocado a su reemplazo que duró hasta que la autopista cruzó la pista ubicada en el Parque Chacabuco.
De allí tuve que emigrar a la Villa Olímpica de Luz y Fuerza en Castelar hasta que fui invitado a formar un nuevo equipo en Puerta 1 de Campo de Mayo que era el polideportivo que tenía el Municipio de Morón.
Difonzo en el Campeonato Sudamericano de Chile.
Allí con algunos de mis alumnos de Luz y Fuerza armamos ADE Morón.
Luego de varios años fui invitado por mi primer profesor F. Lapuente a participar con mi mejor plantel de atletas a representar GEBA de Palermo a raíz de un vaciamiento hacia el club de Ferro. Su entrenador se los había llevado. Mi última competencia la realice el año 74 en el Campeonato Sudamericano, por las circunstancias políticas de aquellos tiempos hiciera que no fuera bien, me perjudicó.
Difonzo fue Presidente de la Asociación Argentina de Atletas, Presidente del Círculo de deportistas de Morón, Presidente de la agrupación Cultural Indoamericana «Abia Yala» de Morón, Presidente honorífico de Ciudadanos ilustres de Morón dependiente del Concejo Deliberante de Morón, Secretario de Cultura campos de recreo turismo educación y deportes del Sindicato de Luz y Fuerza, Subsecretaria de La Matanza por dos periodos 75/79y 80/83.
Cl.: ¿Cómo pasaste del deporte a trabajar en salud en el Hospital Paroissien?
R.: Siempre en base a mi formación deportiva, siempre a través de mis vivencias que no siempre fueron de carácter universitarios ni académicas sino que iba adquiriendo en la calle que en forma increíble me iba permitiendo transitar diversos escenarios.
Así llegué no se en que forma fortuita ya que mientras era un empleado como personal superior de SEGBA como supervisor del servicio de medidores, había conocido del gremio de Luz y Fuerza a un compañero médico de SEGBA. Con el fui convocado cuando asumió como director principal del hospital D. Paroissien de I. Casanova.
Allí comenzó una nueva historia para mí como intendente con múltiples funciones.
No podía dejar de pensar la paradoja de todo lo que había procurado tener conocimiento para aplicarlo a mis alumnos para su mejor rendimiento atlético en la competencia a través del trabajo y llegar a lo más alto en cada una de sus pruebas, algunos llegaron a ser olímpicos y otros buenos representantes nacionales.
Me encontraba en el otro extremo de la especie humana en un hospital. Nunca había estado en un quirófano en un laboratorio salud mental, una morgue.
Había muchas irregularidades ya en la entrada principal, había una construcción de una habitación de 3×3.que fue lo primero que tuve que indagar y resolver…
La persona encargada me dijo que alguien del hospital se lo había vendido. Todo era falso y le ordené su destrucción, normalizar los remisos que habían ganado sin autorización el lugar.
Mi función como intendente no solo se limitaba como apoyo administrativo, sino que ponía a entera disposición de la dirección mis conocimientos.
Hospital Paroissien. Foto: El Cactus.
A raíz de que a la dirección concurrían acompañados por sus profesores, alumnos secundarios y otros de la Universidad con la misión de cómo era el funcionamiento del hospital fui el encargado de brindar la información.
Me preguntaban los fundamentos y por qué la construcción en ese lugar y alejado de la ruta, tan retirado y mi respuesta fue lo que pude indagar. Fue construido en época del conflicto con el canal de Beagle y como atención a los posibles heridos de la contienda. En el país había otros hospitales con la misma función. (1)
En el servicio de cardiología se estaba armando una suerte de pruebas con pacientes con serios problemas en su funcionamiento cardiovascular, para ello había que medir en cinta mecánica su esfuerzo y medir el consumo de oxígeno. Vi que con mis conocimientos como entrenador atlético podía colaborar en el equipo.
Así llegamos hasta tener algunos pacientes en condiciones de competir en pruebas para discapacitados. Del mismo modo me ocurrió con pacientes diabéticos, ya que una de las mejores medicinas era la actividad física para disminuir el azúcar de la sangre.
En salud mental tuve la oportunidad de prestar mis conocimientos a pacientes con adicciones. El teatro, la poesía y la huerta fueron los ingredientes que se utilizaron.
Cl:¿Qué fue ADE Morón?
R.: La sigla ADEM fue la agrupación atlética del Municipio de Morón. En la puerta 1 de Campo de Mayo en Hurlingham estaba el Centro de Educación Física de aquel lugar. El otro centro estaba en Ituzaingo como club de trote, le llamaban «Fortín el Gallo» cuyo administrador era Molinas Salas, gran andador de Raid a caballo. Todo esto porque era Morón un solo partido con Ituzaingo y Hurlingham. Y en cada extremo del amplio partido estaban estos centros.

Notas:
(1) Durante los gobiernos de facto se creó en La Matanza el Hospital Zonal General de Agudos «Dr. Diego Paroissien» ante la hipótesis de conflicto con Chile, aunque en sus inicios no disponía de equipamiento ni comodidades adecuadas para su función. Además se construyeron sobre antiguas Salas de Salud los Hospitales Materno Infantil de Gregorio de Laferrere, Teresa Germani, y el Dr. José Equiza de González Catán. Cuando se fundó el hospital, la administración provincial estaba en manos del gobierno de facto del Gral. Ibérico Manuel Saint Jean. (1976-1981).
La infraestructura contó con un helipuerto y distintos accesos para la rápida evacuación y /o internación de pacientes. Ya por los años ´80 bajo el gobierno provincial de Jorge Rubén Aguado, se le asignó al hospital la caracterización de: Zonal de Agudos y se le adjudicó el nombre del Cirujano Mayor Diego Paroissien.
Actualmente el hospital atiende todas las especialidades incluyéndose: Servicio social hospitalario, Registro Civil, Servicio de salud mental, Internación de salud mental y Servicios de apoyo.
Entre las múltiples actividades conexas que se realizan cabe destacar un programa para la rehabilitación de cardíacos en el que interactúan médicos, entrenadores físicos y el paciente.
Fuente: Universidad Nacional de La Matanza. Unidad Académica: Departamento de Ciencias Económicas: “Historia sociocultural de la salud en el Partido de La Matanza, a través de las instituciones y protagonistas”.

1 Comentario

Dejar respuesta