Una pandemia, los humanos y un planeta llamado Tierra

0
128
Comisión Ecológica de Ituzaingó.

<img src="http://prueba.multisite.rio20.net/wp-content/uploads/sites/43/2020/07/paisaje-2-300×284.jpg" alt="
Una pandemia, los humanos y un planeta llamado Tierra

Por Jorge Malla.
Comisión Ecológica de Ituzaingó.

Como nos plantamos frente al COVID 19, que actitud tomaremos y que paradigmas económicos y de confort vendrán en un futuro en la tierra.

«Las personas fueron creadas para ser amadas, mientras que las cosas fueron creadas para ser usadas… La razón por la que el mundo está en caos, es porque las cosas son amadas y las personas son usadas». Ludivine Paternostre.

Un microscópico virus ha paralizado y encarcelado al mundo, todo país vive en sus espacios políticos y sus habitantes dentro de sus hogares, hoy nadie se conecta, se ha destruido la economía y el comercio mundial.
Todos los días cientos de muertos engrosan los cementerios y millones de habitantes sufren los medios de subsistencia frente a un cuadro con respuestas inciertas…
No olvidemos que la tierra es un gran hogar para todas las especies, el hombre cuando da un paso atrás en su confort y el consumismo, la contaminación se reduce.
Y mejora su calidad de vida.
Esta pandemia no es un «desastre natural».
Como tampoco los eventos meteorológicos que también son considerados como tal, las enfermedades epidémicas, como el Cambio Climático son «antropogénicas» es decir que son causadas por las actividades humanas, entre otras.
La deforestación, la destrucción de los hábitats de las especies, la manipulación animal y vegetal genéticamente, y muchas más, dan el marco a nuevas enfermedades y su distribución.
En los últimos 50 años han surgido 300 casos patógenos, el 70 % afecta al humano, por ejemplo: el VIH, Ébola, las distintas gripes, el MARS y los SARS.
Los ecosistemas alterados potencian los virus en los animales y por distintos medios llegan al humano.
Cuando se hace una explotación intensiva en granjas industriales para maximizar beneficios, estas especies acorraladas son un «caldo de cultivo» para propagar nuevas enfermedades, como la gripe Porcina y Aviar.
La raíz de esta y de futuras pandemias.
En un mundo consumista nace esta codicia humana en no respetar los derechos de otras especies, la manipulación genética, los agroquímicos, los agregados químicos en la ingesta en la producción animal y en el ser humano, entro otros, son la raíz de esta y de futuras pandemias. La ilusión del crecimiento ilimitado, de una salvaje economía mundial destruyendo los recursos naturales del planeta, trae aparejado una constante violación a los ecosistemas y especies. Hoy nos preguntamos, si el Covid 19 paralizó al mundo: ¿la próxima pandemia, como hará el humano para enfrentarla?
El Corona Virus nos demostró lo vulnerable que está el humano frente a una emergencia sanitaria y como ésta se vincula a las extinciones y desapariciones de las especies.
Una batalla del hombre contra la Tierra y sus especies.
La destrucción con insecticidas y herbicidas a los hábitats es el camino a una crisis de extinción inevitable, es decir que cuando quemamos el carbón fosilizado, durante sesenta millones de años que estuvo confinado debajo de la tierra, como combustible – carbón/petróleo – no hay duda que rompemos los límites del planeta, y el Cambio Climático es la consecuencia y dentro del mismo la multiplicación de pandemias, como el caso del Dengue, Fiebre Amarilla y Malaria.
Esta batalla del hombre contra la Tierra y sus especies, según los científicos dentro de cien años habremos destruido las condiciones que nos han permitido evolucionar y sobrevivir, a su vez condenaríamos a las futuras generaciones a ser una especie más entre un millón de especies amenazadas por la codicia, la arrogancia y la irresponsabilidad… ¿será cierto?
Un modelo impuesto sobre los derechos de la Tierra
En esta emergencia, algunos mandatarios, con sus actitudes amenazan a la vida, con su visión mecanicista, militarista y antropocéntrica como si fueran amos de la Tierra, respondiendo a los intereses globalizados y para seguir con su manipulación, posesión y controlar para sus beneficios.
La pandemia no los desalienta en cambiar el modelo económico, en desmedro de los límites ecológicos y éticos, al revés apuestan en aumentar los beneficios de sus empresas.
Es decir, es un modelo ya impuesto sobre los derechos de la Tierra, de las especies, de los seres humanos, de las futuras generaciones, ya que no entran en su doctrina.
Un mejor cuidado a la tierra.
Durante la crisis y el período de recuperación del COVID 19 nos tendríamos que plantear un mejor cuidado a la tierra, al clima, a los derechos y ecosistemas de las especies, a los pueblos indígenas y a las mujeres, a la agricultura y al trabajador, entre otros.
Es muy difícil a esta «gran pelota» llamada globalización desinflar su andar económico, salvaje, depredador e insensible que nos ha llevado a esta crisis existencial.
¿Cómo lograremos una verdadera economía focalizando el cuidado a la tierra? Todos somos miembros vivientes en ella y el cuidado está asociado con el confort y el consumismo.
Otros tipos de economías.
Una pandemia o una hambruna futura, se verá en las condiciones de vulnerabilidad que nos encontrará, ya que este modelo practicado a escala global, junto a la extinción de especies, mutaciones genéticas animal y vegetal, han generado la propagación de enfermedades mortales. Achicar nuestra huella ecológica, es una forma justa de dejar recursos y espacios, no solo ecológicos para otras especies, sino a las futuras generaciones.
En esta emergencia sanitaria global nace una incertidumbre: como combatir esta pandemia, que no solo afectó a continentes y deja en su paso en un segundo plano a las economías, por la contención.
Es decir «que la pelota global» se puede desmundializar, por lo tanto podemos plantarnos otros tipos de economías mirando en forma ecológica a la Tierra.
Darle armonía a la naturaleza.
Alimentos sanos, no alterados genéticamente que afectan nuestro microbioma intestinal, carnes naturales, leches y productos lácteos no alterados con productos químicos y podremos seguir con una gran lista que entran en nuestras bocas, al beberlas o ingerirlas. Esto nos da una vulnerabilidad a enfrentar virus y bacterias, cuando atacan a nuestro organismo.
El Corona Virus, nos hace reflexionar y dar un paso adelante y tomar al planeta como una gran casa y darle armonía especialmente a la naturaleza…
Atención! La Tierra seguirá evolucionando con o sin nosotros…
Unas infinitas gracias por su aporte a Vandana Shiva – ecofeminista hindú – Abril 2020

No hay comentarios

Dejar respuesta