Premian a la Escuela República del Paraguay por desarrollar una técnica para obtener bioplásticos a partir de leche de vaca vencida

0
156
El Premio al Mejor Proyecto fue para Plastimilk, de la Escuela Técnica N° 1 “República del Paraguay de Ituzaingó. Foto: UIO

Premian a la Escuela República del Paraguay por desarrollar una técnica para obtener bioplásticos a partir de leche de vaca vencida

El 19 y 20 de octubre se llevó a cabo la UIO-Tec 2022, exposición organizada por la Unión Industrial del Oeste en el salón de eventos de la UIO en el Parque Industrial La Cantábrica, con el objetivo de reunir a los alumnos que están cursando el último año de las escuelas secundarias técnicas, públicas y privadas, de la Provincia de Buenos Aires en un lugar en común para que muestren a los empresarios pymes, funcionarios del gobierno y al público en general sus proyectos en los que trabajaron todo el año.

La profesora Marta Palacios en el stand del Proyecto Plastimilk con las alumnas que representaron al curso: Candela, Jazmín y Julieta.

El Premio al Mejor Proyecto fue para Plastimilk, de la Escuela Técnica N° 1 “República del Paraguay de Ituzaingó.
Plastimilk es un proyecto desarrollado en la materia laboratorio de industrias que tiene como objetivo fundamental aprovechar de manera integral los principales componentes de la leche, pasada la fecha de caducidad, para la producción de bioplásticos.
Los premios que se entregaron este año fueron: Impresoras hp para las escuelas. Auriculares bluetooth para los alumnos. Memorias externas para los profesores. Para los alumnos ganadores del mejor proyecto la Universidad de Morón los premio con becas.
*
Marta Palacios es profesora de la materia Laboratorio de Industrias en la Escuela República del Paraguay.
Placas plásticas que se obtienen a partir del lactosuero.

Claves: Han obtenido un premio por un proyecto que se presentó en UIOTec.
Marta Palacios:
Sí, hemos presentado en la UIOTec 2022 un proyecto que se denomina Plastimilk, que es un proyecto que venimos trabajando con el Profesor Oscar Pérez desde el año pasado, cuando todavía estábamos en virtualidad.
Durante la pandemia estuvimos dando clases a través de zoom y en ese período tuvimos la posibilidad de trabajar en una idea propuesta por los y las estudiantes. Cuando volvimos a la presencialidad, en agosto de 2021, comenzamos a trabajar en el laboratorio.
Desarrollamos bioplásticos a partir de la leche de vaca. A través de la experiencia, pudimos comprobar que en muestras de leche vencida gastábamos una menor cantidad de reactivo para separar la caseína del lactosuero.
Esto tiene una serie de ventajas, primero, darle un valor adicional al producto, que en la actualidad está siendo también, de alguna manera bastante cuestionado, por provenir de una industria agropecuaria que se considera contaminante, que es la ganadería. Por el otro lado está el maltrato animal, que también se tuvo en cuenta en este trabajo y lo pensamos como una manera, de no remediar, porque el maltrato, el daño no se puede remediar con una acción que realicemos nosotros, pero sí, de alguna manera contrarrestar esto y pensar en este producto, no ya como un alimento, sino como un producto de uso industrial.
A partir de ese momento comenzamos a desarrollar bioplásticos a partir de la leche vencida, con un aprovechamiento integral de los componentes de la leche. O sea, separamos la caseína del lactosuero y con el lactosuero se desarrollan una serie de bioplásticos y con la caseína, otros.
Cl.: ¿El plástico que se produce es como cualquier plástico o tiene un uso distinto?
Venecitas obtenidas de la caseína.
R.:
Los plásticos de caseína se emplean para la fabricación de botones, por ejemplo, o para la fabricación de mosaicos venecianos, lo que se conocen como venecitas. Después se puede obtener otro tipo de elementos utilitarios, pero nosotros desarrollamos botones y venecitas.
Y con el lactosuero obtenemos plásticos que sirven para obtener placas que pueden ser utilizadas para algún utilitario, que pueden ser posavasos o posa botellas y también como un film para envoltorio de alimentos. Eso es básicamente lo que hemos desarrollado nosotros, desde el año pasado hasta ahora. Puede tener otros usos, pero se va a desarrollar el año que viene.
Cl.: ¿Cuántos alumnos trabajaron en el proyecto?
R.:
La División completa, son treinta y uno.
Cl.: ¿Todos pueden participar? Acá hay representantes. Pero eso no significa que ellas hayan trabajado y los otros no.
R.:
Todos han trabajado, inclusive, desde el año pasado quienes han representado el proyecto, no son las chicas que están acá, sino otro grupo de estudiantes. La representación tiene que ver más que nada con la posibilidad que tenemos de mostrar el proyecto en determinados eventos, donde solamente podemos ir con dos o tres alumnos. En una División de treinta y uno, los que van son representantes. Eso no quiere decir que siempre tienen que ser los mismos, de hecho el año pasado el proyecto tuvo otra representación, bueno, este año les tocó a las chicas y el año que viene veremos a quién le toca. La idea es que vayan rotando.
Cl.: ¿Cuáles son las denuncias que hay de maltrato animal en el trabajo de un tambo?
R.:
Tiene que ver con las condiciones de trato respecto del ordeñe, sobre todo. Se considera que se ordeña la vaca en forma abusiva y, a veces, no en las mejores condiciones. Depende mucho del tambo, pero en general, hay una cuestión de explotación del animal, en beneficio del tambero. Eso es lo que se denuncia desde las organizaciones que protegen los derechos de los animales.
Cl.: Le pregunto porque los tambos son mecánicos, puede ser que haya más ordeñe que al animal lo puede perjudicar.
R.:
Las condiciones técnicas del ordeñe no las conozco. Sí sé que la postura de las asociaciones de defensa de los animales tiene que ver con el abuso que se hace de la actividad de los animales. Del otro lado también está toda esta cuestión de la contaminación ambiental por la generación de gases como consecuencia de la cría de ganado que producen metano.
Cl.: Eso lo había leído, no lo del maltrato, es un tema lateral en todo caso.
R.:
Claro. Para nosotros sería importante pensar en darle oportunidad al producto para que de alguna manera pueda transformarse en algo ecológico, de alguna manera, no remediar, pero sí contribuir en que por lo menos ese producto tenga un fin ecológico y que se pueda llegar también a no ser considerado como un contaminante.
Cl.: Se utiliza leche vencida que de otra manera sería un desperdicio.
R.:
Por lo general cuando se vence el producto, los comercios lo vuelven a enviar a la fábrica. Y en la fábrica vuelven a reprocesarlo y lo vuelven a poner en venta. La idea sería que eso no suceda y que el producto se pudiera recuperar para otros fines que no sea el reciclaje para consumo humano, sino que caduca y se usa para otra cosa. Este es el objetivo que tiene nuestro proyecto.
Es bastante complejo, porque sabemos que se mueven intereses económicos muy importantes en el medio, pero la idea es esa.
Cl.: Yo sabía que ese procesado se hacía con los quesos, de la leche no tenía idea. ¿Qué piensan hacer con este proyecto, piensan patentarlo, hacer un emprendimiento con esto, o simplemente es un proyecto para que otros lo utilicen industrialmente?
Posavasos obtenido de lactosuero.
R.:
Es un proyecto que en primer lugar tiene fines educativos. No lo pensamos en términos comerciales, pero sí queremos hacer una proyección para el año próximo 2023, donde hagamos un estudio de factibilidad, para ver si realmente esta idea, que está en forma de proyecto experimental de laboratorio, pueda ser trasladado a escala industrial y transformarse en un emprendimiento de mayor o menor envergadura. Pero para eso hay que hacer todo un estudio de factibilidad, para ver si conviene, si no conviene, para analizar costos, para ver como hay un reaseguro de la materia prima, porque para realizarlo de manera industrial tendríamos que estar pensando en una provisión de materia prima, leche vencida a gran escala.
Nosotros ahora lo que estamos recibiendo son pequeñas donaciones de leche vencida para trabajar experimentalmente. Pero encaramos el proyecto como hecho educativo, no lo pensamos en términos comerciales. Y lo trabajamos en la Escuela con fines didácticos, pedagógicos y para el próximo año la idea es esa, un estudio de factibilidad para ver si es posible un emprendimiento ya es otra escala.
Cl.: ¿Piensan patentarlo?
R.:
Habría que verlo, por el momento es un trabajo escolar. Para patentar habría que cubrir una serie de requisitos que por el momento no los tenemos a nuestro alcance. También está el tema de que las patentes son individuales, no son institucionales. Si alguien patenta algo, lo patenta con nombre y apellido y número de documento.
No es la patente de la Escuela Técnica n° 1 República del Paraguay, sino en este caso, por ejemplo, si fuera yo, la patente estaría a mi nombre, lo cual tampoco me parecería justo, porque es un trabajo institucional. El tema de las patente en Argentina es complicado, hay que hacer todo un trámite, que si bien no es muy complejo, hay que cumplir los requisitos y no se puede patentar a nivel institucional. En otros países sí, acá no: con nombre y apellido. En Gran Bretaña, por ejemplo, los proyectos de investigación de las universidades, se patentan a nombre de las universidades. Por ejemplo el desarrollo de Milstein de los anticuerpos monoclonales está patentado a nombre de la Universidad de Cambridge. No a nombre de Milstein.
Cl.: Y creo que la vacuna contra el covid.
R.:
La vacuna de Oxford. Las regulaciones son distintas en los países, acá es nominal.
Cl.: ¿Para el año próximo tienen pensado algún nuevo proyecto?
R.:
En mi caso, con los chicos de Séptimo, continuar con este proyecto, tanto en la parte experimental como el análisis de factibilidad, tenemos, calculo para un año de trabajo para darle un cierre. Y luego empezar a pensar con mi colega Oscar Pérez, otra alternativa de trabajo para el 2024. Es muy difícil trabajar en varios proyectos a la vez, porque los tiempos no dan, y a mí me gusta que todo el mundo se concentre en un solo trabajo.

Se suma a la reunión el Profesor Oscar Pérez.

Julieta, Prof, Marta Palacios, Candela y Prof. Oscar Pérez.

Palacios: La Materia es una sola pero como ellos son 31 estamos divididos en dos grupos: Oscar tiene el grupo A y yo tengo el grupo B, trabajamos en conjunto con toda la División, pero dividido en dos grupos.
Cl.: Con la experiencia de años de trabajo, ¿consideran que a los alumnos les sirve lo aprendido, en términos laborales o de formación?
Palacios:
Considero que sí, pero esa pregunta debería hacerla a las chicas.
Pérez: Nunca es suficiente, siempre queda algo, pero creo que los chicos nuestros salen bien preparados, pero comparto que es interesante que respondan las chicas.
Cl.: Desde ya, pero ustedes han visto muchas promociones, por eso la pregunta.
Pérez:
Desde el punto de vista laboral percibimos que salen muy bien formados, muchos están trabajando en la materia reconocidos, o ya son profesionales, médicos, ingenieros, yo creo que sí.
Palacios: La división que egresó el año pasado, la mayoría está trabajando en laboratorio, se han insertado bien y la mayoría está estudiando en la universidad en distintas carreras, En ese sentido estamos muy contentos.
Cl.: ¿Hay mucho egresado que va a la universidad?
Pérez:
Sí, ochenta a noventa por ciento, no digo todos para no exagerar. Todo lo que tiene que ver con ciencias exactas, farmacia, bioquímica, ingeniería en alimentos.
Palacios: Y es alto el porcentaje de egresados que están trabajando en empresas.
Pérez: Aparte tenemos profesores de acá que trabajan en universidades, que los incentivan, muchos profesores que siguen estudiando.
Palacios: Y la gran mayoría de nuestros profesores somos egresados de esta escuela.
Pérez: Y la sentimos de otra manera, es parte de nuestra vida.

Candela y Julieta representaron a sus compañeros de Séptimo en la presentación del Proyecto Platimilk en la UIOTec.

Julieta y Candela muetran productos obtenidos con la técnica Plastimilk.

Cl.: ¿Cómo fue la experiencia de presentar el proyecto en la UIOTec?
Candela:
Fue muy emocionante presentar el proyecto que hicimos en la escuela, me gustó mucho el tener que mostrar lo que hacemos a otras personas, querer explicarlo bien, y tener que entender para poder explicarlo, aprendemos mucho de explicar y participar en esas instancias, agradezco mucho que me hayan elegido para presentar el proyecto.
Cl.: Ustedes están terminando su estudio secundario. ¿Piensan seguir estudiando?
Julieta:
Me gustaría seguir estudiando, Biotecnología en Moreno, y si puedo, trabajar también, por lo menos en el verano, para tener una experiencia.
Cl.: Me decía la vicedirectora que vienen alumnos de distintos distritos. ¿Es tu caso?
Julieta:
Yo soy de Ituzaingó.
Candela: De Castelar.
Cl.: ¿Cómo evalúan ustedes la educación que han recibido aquí, en el aspecto técnico y en la formación como personas?
Candela:
La verdad que muy buena. Los profesores están muy dedicados a que nosotros aprendamos bastante bien y los contenidos están muy bien abarcados. A pesar de la pandemia nos ayudaron un montón. Tenemos una buena formación.
Julieta: También. Además tengo primos que van a la universidad y con todo el tema de química, física, para entrar y es lo mismo que estamos viendo acá. Y veo que les cuesta mucho, no sé, siento que salimos con un buen nivel.
Cl.: ¿Vos vas a seguir estudiando?
Candela:
Si, quiero estudiar Licenciatura en Biología, con orientación en ecología, todo el tema del ambiente.

La Escuela Técnica República del Paraguay.

Director de la Escuela Técnica República de Paraguay, Gustavo Martínez y Vicedirectora María Elena Manso.

María Elena Manso es Vicedirectora de la Escuela Técnica República del Paraguay.
Cl.: ¿Cuántos años hace que se fundó la Escuela?
María Elena Manso:
La escuela se fundó hace 50 años, de hecho este año hemos celebrado los 50 años de la fundación de la escuela, que se hizo con el apoyo de la Municipalidad de Ituzaingó. La fiesta se hizo en la Plaza con todos los representantes de Educación, más todas las Asociaciones del Distrito, la Municipalidad participó activamente, los Exalumnos, los alumnos actuales y los Profesores armaron un gran equipo para llevar adelante esa fiesta, que fue una gran celebración para nosotros; cumplimos 50 años.
La escuela cuenta con tres Tecnicaturas: la tecnicatura en Informática, en Química y en Maestro Mayor de Obras. Con orgullo, cada una de esas tecnicaturas lleva adelante un montón de proyectos, un montón de capacitaciones. Participan en numerosas actividades, como Ferias de Ciencias, tanto distritales, regionales, en las olimpiadas de matemáticas y de otras modalidades. En todos los proyectos que nos solicitan nuestra participación la Escuela ha estado, en una forma muy cordial, muy amena, y siempre trabajando con la comunidad.
Cl.: ¿La Escuela se originó por decisión estatal o por iniciativa de la comunidad?
Laboratorio de la Escuela.
R.:
En realidad, siempre que se arranca con una escuela, arranca por una necesidad de la comunidad, en función de esa necesidad se creó esta Escuela. Por eso lleva el nombre de República del Paraguay porque siempre estuvo muy asociada con la Embajada del Paraguay; de hecho nosotros también los hacemos partícipes del festejo de los 50 años de la Escuela. Y siempre están ellos presentes. Siempre la Escuela estuvo en función de la necesidad de la comunidad.
En función de esa necesidad, cincuenta años atrás, fue permutándose hasta llegar a lo que es en la actualidad: una hermosa escuela con 1072 alumnos en 35 secciones, trabajando con un amor y una dedicación desde el primer día.
Cl.: En función del nombre, pensaba que era por el Dr. Corrales, que fue un gran impulsor de su creación y era de nacionalidad paraguaya.
R.
: Sí, tal cual, uno de los valores de la necesidad comunitaria es eso, una persona importante de la comunidad de Ituzaingó, que en ese momento no era distrito autónomo, era parte del Partido de Morón, fomentó y generó esta Escuela.
Cl.: ¿La Escuela depende de la Dirección de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires?
R.:
Depende de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires.
Cl.: Viendo los logros de la Escuela, por ejemplo los premios obtenidos en las exposiciones UIOTec, no es tan malo caer en la escuela pública.
R.:
La Escuela Pública es una escuela inclusiva, con calidad, con una trayectoria. La Escuela Pública la hacemos entre todos, tiene un gran valor, más allá de lo educativo, un valor humano, de inclusión, recordemos que la educación secundaria es obligatoria, por lo tanto tiene que ser inclusiva, con una formación técnico-específica de cada una de nuestras tecnicaturas y fundamentalmente es una cuestión de nuestros docentes que hacen que estos proyectos salgan a la luz. Porque le contagian esto en sus alumnos y los alumnos se apropian de cada uno de esos proyectos. Hace la diferencia, la escuela pública es una escuela de calidad, inclusiva y fundamental para nuestra vida.
Cl.: Me comentaba gente de la docencia que ustedes necesitaban agrandar la escuela pero que por el formato edilicio y el terreno que tiene no se puede.
El Laboratorio donde se desarrolló el proyecto Plastimilk.
R.:
La Escuela ha crecido muchísimo y ediliciamente no vamos encontrando con falta de capacidad. Este año hemos firmado, junto con las Jefaturas pertinentes, de enseñanza técnica como de secundaria y de primaria, espacios para poder abordar estos alumnos que tenemos nosotros con esa necesidad y que la escuela ediliciamente no podía responder.
Cl.: ¿Están buscando algún anexo?
R.:
No, nosotros actualmente en la escuela contigua, el AUPI, tenemos dos cursos durante toda la tarde que están transitando la etapa de formación general, y por supuesto, los talleres y la formación científica tecnológica, la tienen en la Escuela.
Cl.: Esperemos que en el futuro puedan tener más espacio propio.
R.:
Totalmente, pero esto demuestra que a pesar de no contar con la infraestructura necesaria, la escuela sale adelante, está siempre con nuevos proyectos, con nuevas condiciones, que hacen que uno no baje los brazos por nada.
Cl.: En Ituzaingó, hace 50 años éramos muy pocos pero el crecimiento poblacional ha sido tan grande que deja sin espacio a la cantidad de alumnos que tienen.
R.:
Eso es lo que ha pasado, que ha crecido. Y nosotros no solamente recibimos alumnos de Ituzaingó, sino que recibimos alumnos de otros distritos. Tenemos alumnos de general Rodríguez, de Moreno, de Morón, de Merlo, como ya lo dijimos, la Escuela es pública y todos tienen derecho a estudiar, no importa de donde vienen. Y nosotros vemos el esfuerzo que hacen nuestros alumnos para poder venir, porque eligen ciertas tecnicaturas.
Cl.: ¿Y están satisfecho de la formación que recibe el alumno que egresa?
R.:
Totalmente. Siguiendo una línea de una política educativa actual, tiene mucho condimento la pasión que pone en práctica la docencia.
Cl.: ¡Hay alguna forma de hacer un seguimiento a los exalumnos para ver qué salida laboral han obtenido con lo aprendido acá?
R.:
Sí, nosotros tenemos páginas de Facebook, un jefe de área, una bibliotecaria que ayudan continuamente estas diferentes redes sociales que nos permiten tener una conexión con nuestros exalumnos. De hecho cuando fue la fiesta de los 50 años tuvimos una excelente convocatoria, han venido un montón de exalumnos. Tenemos muchos Profesores que son exalumnos de la Escuela y más que nada ellos pueden decir sobre esta cuestión, sí, tenemos un contacto. Aparte, los mismos profesores de prácticas profesionales, muchas veces siguen en contacto con los mismos alumnos porque la necesidad de un acompañamiento es permanente, no porque un alumno egresó se lo pierde de vista.

No hay comentarios