El Billete Misterioso

0
228

El Billete Misterioso

Buscando unos documentos, encontré entre papeles viejos de mi tío Ubaldo Ferreira un billete de 50 centavos de la década del 40. Al dorso se habían escrito varias firmas con la leyenda “1ª Comisión a la Antártida” y la fecha 1° de febrero de 1947.

Ubaldo Tabaré Ferreira.
Ubaldo Tabaré Ferreira fue marino, recorrió el mundo y se desempeñó como radiotelegrafista de a bordo. En su adolescencia cursó la Escuela de Mecánica de la Armada, no pudo ir a la Escuela Naval como su hermano Eduardo que llegó a ser Capitán de un petrolero de YPF que navegaba el Paraná desde el Puerto de Rosario. Los ingresos de su padre como mozo en restaurantes y confiterías no alcanzaban para pagar los estudios a los dos hermanos. En los años 60, Ubaldo Ferreira integró la comisión directiva del Sindicato de Telegrafistas, Radiotelegrafistas y Afines, actualmente Asociación Argentina de Trabajadores de la Comunicaciones (A.A.T.R.A.C.).

El billete guardado por tanto tiempo debía tener mucho valor para Ferreira, así que me llevó a buscar información sobre la “1ª Comisión a la Antártida”.

La Base Melchior.

Base Melchior. Foto: www.histarmar.com.ar
En 1946, un decreto del Poder Ejecutivo, a cargo del General Juan Domingo Perón, reorganizó la Comisión Nacional del Antártico, creada en 1940, que era el organismo encargado de centralizar todos los asuntos relativos a los intereses argentinos en la Antártida, incorporándole especialistas en disciplinas científicas, económicas y militares.
Entre las medidas tomadas rápidamente por este organismo, figuraba la planificación de una expedición que fortaleciera los derechos argentinos mediante la ocupación directa, a la vez que intentaba otras medidas para acordar con las naciones que también habían demostrado interés en el sector delimitado por la Argentina, entre los meridianos 25º y 68º 34º W (Chile y Gran Bretaña). Esta expedición se había gestado hacia fines de 1946, por las inquietudes que había presentado la Armada al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, manifestando que, desde que se había creado la mencionada comisión en 1940, no se habían cumplido las recomendaciones elaboradas.
A raíz de ello, se elaboró un plan para realizar en el verano 1946/47 una expedición para llevar a cabo los objetivos fijados por la Nación.
Las tareas ordenadas se pueden resumir en el reconocimiento de todos los lugares visitados hasta ese momento u otros convenientes para instalar una estación meteorológica permanente, efectuar levantamientos hidrográficos, balizamiento y otras tareas de carácter científico, meteorológico, glaciológico y/o de interés para la navegación.
Inauguración de la Base Melchior en 1947. Foto: wikipedia.
El 31 de marzo se finalizó la construcción y comenzó a funcionar una estación radioeléctrica, se izó el pabellón nacional y se puso en funciones al primer jefe que lo ocuparía durante ese año, el teniente de navío aviador naval don Juan Carlos Nadaud, acompañado por 8 hombres de la Armada. Posteriormente en diciembre de 1947, por un decreto del Poder Ejecutivo el observatorio pasó a denominarse Destacamento Naval Melchior y pasó a depender del Ministerio de Marina

¿Quiénes firmaron el billete de Ferreira?
Ocho hombres de la Armada acompañaron al Teniente de Navío Nadaud, ¿serían ellos los firmantes?

Consultada la Fundación Marambio, el Dr. Juan Carlos Luján, Suboficial Mayor (R) FAA y Presidente Fundación Marambio, de la cual además es Asesor Histórico, por haber pertenecido a la Patrulla Soberanía, fundadora de la Base Marambio de la Antártida Argentina en 1969, me informó que la nómina de la Dotación 1947, fundadora de la Base Melchior la encontraría en www.marambio.aq/bases/melchior.html (1)
Allí encontré la historia de la Base Melchior, que había sido construida por los firmantes del Billete.

Desde la campaña de verano 1968-69, sus instalaciones fueron habilitadas periódicamente para estudios de biología marina ordenados por el Servicio de Hidrografía Naval.
Foto: Min. de Defensa.
Fundada originalmente como destacamento naval Melchior fue nuestra primera instalación sobre islas próximas a las costas del continente Antártico, en la isla Observatorio del archipiélago Melchior, sobre roca a 8 metros sobre el nivel del mar.
Los iniciales ocupantes de la isla Observatorio cumplieron un duro aprendizaje, que años después constituyó un antecedente valioso para las nuevas bases que se fueron levantando sobre la extensión del Sector Antártico.
Los Antecedentes.
En enero de 1942 partió en Buenos Aires el transporte de la Armada «1º de Mayo», al mando del Capitán de Fragata Alberto J. Oddera, para estudiar el litoral occidental de la península Antártica, en especial el área de las islas Argentinas y de Melchior. En éstas se levantaron un faro y una baliza ciega.
El archipiélago fue visitado nuevamente al año siguiente, continuándose con el trabajo cartográfico y se reportó el faro. La zona no registró mayores novedades hasta que en 1946 la Comisión Nacional del Antártico patrocinó nuevos viajes de exploración. En una resolución del 2 de octubre de ese año declaro que «era conveniente ocupar con nuevos observatorios o estaciones científicas ciertas regiones de las tierras antárticas».
Tras una compleja serie de gestiones culminaron los preparativos de una expedición que zarpó hacia el S en enero de 1947, al mando del Capitán de Fragata Luis M. García, integrada por los transportes «Patagonia» y «Chaco», los patrulleros «King» y «Murature», el buque-tanque «Ministro Ezcurra» y el ballenero «Don Samuel».
La Dotación que llegó en el Patagonia a construir la Base Melchior. (Fundación Marambio)
«El último día de enero de 1947, con un cielo puro y un sol radiante, el viejo «Patagonia» fondeó en Melchior; veterano de las costas australes, con el escaso poder de sus máquinas y un desplazamiento que no llegaba al millar y medio de toneladas, había marchado a la Antártida para completar una brillante foja de servicios…»
«En la punta Gallows fue instalado el campamento hidrográfico y el pilar para el cálculo del punto astronómico; las partidas de triangulación se esparcieron por las islas y el avión se alistó para el trabajo de fotografía aérea…» (2)
La Construcción.
Cuarenta y siete días de trabajo incesante demandó dinamitar la roca, preparar los cimientos de las antenas de radio y montar la casa. Esta era una construcción semi prefabricada, de 27 metros de largo y 7,50 metros de ancho, con paredes y techos dobles, aislados térmicamente. Tenía una caldera, dos grupos electrógenos, acumuladores y varios transmisores.
foto: wikipedia.
Dos altas antenas de 25 metros posibilitaban las comunicaciones con Buenos Aires mediante radiotelegrafía y radioteléfono. También erigieron cuatro torres de 18 metros de altura de una antena rómbica de 100 metros de lado.
En total se desembarcaron 300 toneladas de equipos y provisiones, entre ellas unas 150 toneladas de carbón, en un trabajoso operativo a causa del oleaje constante y de la falta de playas. El 31 de marzo de 1947 la construcción estuvo terminada. Los hielos comenzaban a cubrir el mar y el «Patagonia», en el cual había llegado el Capitán de Fragata Luis M. García, jefe de la expedición, debía abandonar el archipiélago.
Al pie del mástil se celebró la sencilla ceremonia de la despedida. El Capitán García leyó el acta por la cual entregó el mando de las nuevas instalaciones al Teniente de Fragata Juan A. Nadaud.
Poco tiempo después de ser inaugurada la base en Melchior tuvo lugar el vuelo del Douglas C-54 comandando por el Contralmirante Gregorio Portillo, vuelo en que nuestros aviones cruzaron por primera vez el Círculo Polar Antártico.
En la cubierta del Patagonia, junto al avión que utilizarían para los vuelos de exploración, Venaría, Fernández, Ercole, Flores, Sarachu, Gesualdi y Capart.
(Fundación Marambio)
En esa oportunidad, el Contralmirante Portillo recordó en una conferencia su paso sobre Melchior con las siguientes palabras: «Contorneadas estas islas, sin más alternativa que el espectáculo ofrecido por los témpanos que las rodean y enormes depósitos de nieve en las mismas, donde los cerros de más de 1.900 metros de altura, perdidos entre las nubes, constituían verdaderas murallas, se llegó a la bahía de Dallmann en cuyo centro un conjunto de islas pequeñas, totalmente cubiertas de nieve y hielo, constituían el archipiélago Melchior. A poco de andar pudo advertirse, proyectadas contra la nieve, las antenas instalada en el observatorio, y mientras se volaba sobre él se observó la presencia del personal, constituido por dos oficiales y siete hombres de nuestra Armada, que cumplen allí; a patriótica misión de contribuir con el sacrificio de su imponente aislamiento, a los estudios de diferente orden que se le han encomendado. Fue realmente conmovedor divisar este minúsculo refugio, perdido entre las nieves eternas que lo rodean, donde ese grupo de argentinos mantiene izada la bandera de la Patria como testimonio de nuestra soberanía».
En 1952 Melchior se transformó en una central de pronósticos para emitir en el área antártica tres veces por día. En 1955 se inauguró una estación de mediciones cósmicas, y poco más tarde -durante el Año Geofísico Internacional- contó con el primer mareógrafo automático de la región.
El 30 de noviembre de 1961 fue clausurada como base permanente.
Desde la campaña de verano 1968-69, sus instalaciones fueron habilitadas periódicamente para estudios de biología marina ordenados por el Servicio de Hidrografía Naval. (3)

La controversia por la Soberanía en la Antártida.

Bases Argentinas en la Antártida. Imagen: histarmar.com.ar
En el año 1947 se había firmado, en julio, una declaración conjunta amistosa para la determinación de los límites en la Antártida con la vecina República de Chile.
El historiador Ariel Hartlich afirma en que “en el período de la inmediata posguerra, el Reino Unido ajustó su imaginario territorial a la expansión colonialista que llevó adelante desde inicios del siglo XX en el Atlántico Sur; y que a mediados de la década de 1940, ejecutó bajo la llamada operación Tabarín”.
“Conviene subrayar que la corona británica se adjudicó jurisdicción polar mediante la Patente Real emitida el 21 de julio de 1908, por la cual en un acto monárquico el Rey de Inglaterra estableció unilateralmente la territorialidad anglosajona sobre las islas Georgia del Sur, Orcadas del Sur, Shetland del Sur, Sándwich del Sur y el sector antártico que los ingleses denominaban tierras de Graham».
Agrega que “la operación Tabarín consistió en una acción militar secreta desarrollada por la Royal Navy en el Antártico Sur aprovechando la coyuntura de la Segunda Guerra Mundial y las acciones de piratería que desarrollaron barcos alemanes en aquellas latitudes. En ese contexto, el pretexto de la guerra fue utilizado para encubrir actividades territoriales británicas que incluyeron el saqueo de refugios suramericanos como una acción dirigida por el imperio británico contra los intereses antárticos argentinos. De forma que, como puede observarse en la presentación que llevó adelante el gobierno británico ante la Corte Internacional contra la Argentina por la disputa antártica, Londres envió a principios de 1944 buques para la instalación de bases y responder a las actividades argentinas, no a las alemanas. Lo mismo puede apreciarse en recientes publicaciones británicas, que coinciden en indicar que el enemigo era Argentina” (Fontana, 2014: p. 168).
“Al mismo tiempo, además de Argentina, Chile también fue víctima de estas acciones comandadas desde Londres, demarcando una situación que consolidó la coordinación entre ambos estados para defender los intereses comunes en la «Antártida Sudamericana». En este contexto, durante el invierno de 1947 se llevaron a cabo conversaciones bilaterales entre ambos países respecto al tema polar; y en ocasión de la visita a Buenos Aires del presidente chileno Gabriel González Videla se realizó una declaración común sobre el antártico. Como resultado, el 12 de julio de 1947 las dos naciones anunciaron el reconocimiento de mutuos derechos soberanos sobre la «Antártida Sudamericana», en una declaración que ratificaron el 4 de marzo de 1948. De esta forma, dieron impulso a acuerdos amistosos para el trazado de fronteras comunes y la puesta en práctica de una estrategia conjunta para proteger y defender jurídicamente los derechos regionales en el continente blanco”. (4)

La controversia por la soberanía en la Antártida, hizo que en febrero de 1948 nuestro país dispusiera una visita a sus aguas por un grupo de buques de la flota de mar, formada por 2 cruceros: “Almirante Brown” y “25 de Mayo”, y 6 torpederos: “Misiones”, “Entre Ríos”, “Santa Cruz”, “San Luis”, “Mendoza” y “Cervantes”, todos al mando del contraalmirante Ismael Pérez del Cerro.

Esta situación de crisis hizo que se tomara conciencia de las nefastas consecuencias de un enfrentamiento bélico entre argentinos, chilenos y británicos, por lo que se fue gestando la búsqueda de una solución al menos parcial, al tema. La declaración tripartita entre las repúblicas de Argentina, Chile y Gran Bretaña daba cuenta de la decisión irrevocable de no utilizar a las Fuerzas Armadas con fines bélicos, sino solo con fines científicos y logísticos. Esta decisión se convirtió en doctrina en el futuro Sistema del Tratado Antártico, vigente hasta hoy en los mismos términos. (5)

Primera Dotación de la base Melchior:

Teniente de Fragata Juan Alberto Nadaud, Teniente de Fragata (médico) Oscar Oliva Otero, Cabo Principal Aldo H. Venaría, Cabo Principal Juan Gesualdi, Cabo Primero Carlos Sarachu, Cabo Segundo Rubén Néstor Ercole, Cabo Segundo Víctor C. Flores, Marinero de Primera Enrique Emilio Fernández, Señor Osvaldo Gondra. (6)

Los suboficiales de la primera base permanente en la Antártida furon el Cabo Principal Aldo H. Venaría, Cabo Principal Juan Gesualdi, Cabo Primero Carlos Sarachu, Cabo Segundo Rubén Néstor Ercole, Cabo Segundo Víctor C. Flores, Marinero de Primera Enrique Emilio Fernández, Señor Osvaldo Gondra.
Publicación de la época, Archivo Fundación Marambio.

En el billete se pueden identificar las firmas de los Suboficiales Venaría, Sarachu, Gesualdi, Flores y Ercole y del Marinero Fernández. Hay una firma ilegible, posiblemente del Señor Osvaldo Gondra.
El 1° de abril (de 1947), el “Patagonia” zarpó de regreso dejando a los 9 marinos que quedaban en Melchior, llegando a Buenos Aires el 23 de abril, fue recibido con gran algarabía por parte del pueblo. Posteriormente se organizó un desfile por el centro de la ciudad que finalizó en la casa de gobierno, donde fueron recibidos por el presidente de la Nación.
A la vuelta de la dotación que había quedado en Melchior, deben haberse realizado homenajes similares, en uno de ellos estuvieron los suboficiales reunidos con sus camaradas, entre los que se encontraba Ubaldo Ferreira, que a falta de otro papel les pidió que firmaran un billete de 50 centavos.
Publicación de la época. (Fundación Marambio).

Notas:
1) La Fundación Marambio, tiene como propósito la realización de obras de interés general, que consisten en difundir por todos los medios y en particular en establecimientos educacionales y culturales, temas relacionados con el quehacer Antártico en general y en especial da testimonios sobre el acontecimiento de trascendencia Nacional, Histórica y Geopolítica, que fue la fundación de la Base Marambio de la Antártida Argentina, currícula que se encuentra incluida en el Calendario Escolar de todas las Provincias del País.
2) Relatos Antárticos – Capitán E. Díaz. marambio.aq/bases/melchior.html.
3) marambio.aq/bases/melchior.html
4) Hartlich.www.cefadigital.edu.ar.
5) Capitán de Navío (RE) Eugenio Facchin.-Defensa-Nacional-Nro.-3-www.undef.edu.ar
6) marambio.aq/bases/melchior.html

No hay comentarios